Compañia

No son los escenarios, no son los elogios… Se trata de la fuerza inherente de las artes escénicas para construir puentes intangibles de resistencia al statu quo

ROPA / Roberto Olivan Performing Arts es la compañía desde la que el coreógrafo y bailarín Roberto Olivan impulsa, gestiona y realiza todos sus proyectos artísticos: creaciones propias, workshops, encargos, el festival Deltebre Dansa y l’Obrador Espacio de Creación.

«Necesitamos ritmo. Necesitamos ir y venir del humor a la reflexión. Necesitamos una combinación flexible entre la sorpresa, el juego y el dolor. Necesitamos ser transportados a vivencias y sugerencias precisas a través del movimiento. Necesitamos inyecciones de energía, latidos directos de pensamientos y emociones. Necesitamos que la danza sea la verdad natural que agite nuestra conciencia y contraiga nuestras almas», Roberto Olivan.

ROPA / Roberto Olivan Performing Arts fue fundada por Roberto Olivan en el año 2001 en Bruselas, cuando entonces era conocida como la compañía Enclave. Actualmente, ROPA / Roberto Olivan Performing Arts está establecida en el corazón del Delta del Ebro (Deltebre, Cataluña, España), donde tiene su sede, l’Obrador Espacio de Creación.

Como parte de su actividad creativa, desde 2001, la compañía ha creado, producido y girado internacionalmente sus propios espectáculos, talleres y también ha realizado encargos. Asimismo, ROPA / Roberto Olivan Performing Arts es la entidad organizadora del festival Deltebre Dansa e impulsora de l’Obrador Espacio de Creación, un centro para la creación artística contemporánea especializado en las artes del movimiento.

EL MÉTODO

El vaivén de Olivan por el mundo ha marcado claramente su forma de interpretarlo. La contemplación y el estudio profundo del movimiento le han llevado a plantear un universo íntimo y revelador, de sensibilidad exquisita y excepcional a partir de construcciones y fusiones cualitativamente complejas. Olivan es un creador abierto y cuestionador, que busca constantemente distinguir entre lo establecido y lo insurrecto. Amante de los riesgos, crea continuos reencuentros entre los signos tradicionales asumidos y el surgimiento de nuevas lógicas usadas como mecanismo de investigación.

Sus obras reflejan la percepción inusual del coreógrafo y su necesidad de entablar un diálogo con otras disciplinas artísticas. Su trabajo acostumbra a incorporar elementos de géneros diversos e inusuales a través de las habilidades innatas de los intérpretes, siempre guiadas cuidadosamente por el mismo Olivan hacia ese destino en común. Tanto es así que la mezcla de lenguajes artísticos, basada en la experiencia, la personalidad y la creatividad de los propios artistas, desencadena un movimiento genuinamente primigenio, generando un fuerte vínculo empático con el espectador.